Bienvenido a nuestra tienda online

¿Eres mayor de 18 años?

Mi carrito

0

Para ir de compras: bocadillos estrella de Madrid con un buen vino.

 snacks_sanos_para_comer_entre_horas_adelgazar_752218268_1200x

.

Rompamos prejuicios. Comer de bocadillo puede ser una manera rápida y socorrida de matar el hambre, o bien, una forma refinada y exquisita de volver a la vida, llenando el estómago de suculentos manjares. En estas fechas preñavideñas de compras y callejeo eterno son una excelente alternativa a la mesa y el mantel.

 .

Como si fuera un trampantojo, estos bocadillos nos ofrecen una versión absolutamente renovada y asombrosa del bocata. Una verdadera sorpresa, que nos dejaría con la boca abierta, si no fuera porque comiendo, no es de buena educación.

 .

Estas son 3 excelentes recomendaciones, en un universo entre pan, que nos invita a ser descubierto.

 .

THE BIG BANH                    C/ Don Felipe nº4

 .

Esta maravillosa novedad es el resultado del talento y la originalidad de una pareja de cocineros autodidactas, Carlos y Paloma. Tras algunos viajes, decidieron importar a España algunas cosas que más les había entusiasmado en sus visitas al extranjero, como el bocadillo vietnamita. Cuentan que el origen es francés. Los vietnamitas adoptaron algunas costumbres gastronómicas francesas durante la guerra de Indochina.

 .

Allí los llaman bánh mí y es un popurrí de verduras encurtidas artesanalmente, como la zanahoria, la lombarda o la col, entre otras. Además, se le añade una gran dosis de proteína, con cerdo, pollo, ternera, que finalmente, se sirve en una baguette, formando un equilibrio perfecto.

 .

Probemos a maridarlo con este versátil cava,Raimat Brut

De color amarillo pajizo con reflejos verdosos. Brillante. En nariz destaca su complejidad. Aparecen aromas de fruta ácida, melón maduro y perfumadas notas florales. Estos aromas se complementan con notas cremosas derivadas de la segunda fermentación y la crianza en contacto con la levadura. En boca da cítricos frescos, además de cereza, sabores florales y melón. Destaca su cremosidad y su final persistente en el que perdura una acidez vivaz.

 .

EL PORRÓN CANALLA                    C/ Ballesta 2

.

Quizá el restaurante de toda Madrid, cuyo nombre mejor define el espíritu del local. Y sin complejos, ya que recupera un elemento tan clásico e imprescindible como el porrón, que podemos pedir a rebosar de vino o cerveza.

 .

Entre dibujos de calaveras, podemos disfrutar de auténticos “bocatas de madre”, sustanciosos y bien cargados. Tortilla francesa con pimientos y salsa canalla, sardina con cebolla, carrillera con huevo duro o de mejillón con patatas, ventresca, ibéricos, de todo. Y  como veis, además de deliciosos, innovadores.

 .

Si arriesgamos con el bocadillo, con el vino, vamos a lo seguro. Recomendamos este estupendo Ramón Bilbao Crianza

Un vino con color es cereza, irisaciones rubí y de fondo intenso, rojo subido, casi grana. En nariz muestra maderas nobles, evidenciando el coco y la pimienta, sobre un sutil y fragante fondo de frutas negras maduras y compota. También aparece un fondo licoroso y balsámico. En boca es fresco y armónico pero con carácter. Buen ensamblaje de notas varietales y especiadas.

 .

BOLERO MEAT BALLS                  C/ de las Conchas, 8

 .

Además de cocineros, los inventores de este bocadillo, han tenido que ejercer de ingenieros, ya que no es nada fácil ensamblar varios objetos circulares en dos superficies planas de pan.

 .

El único lugar del mundo donde poder disfrutar del bocadillo de albóndigas de bacalao con chili dulce o el bocata de albóndigas de ternera con un sutil aroma a jalapeño, salsa cheddar y bacon. Todos con un toque casero, tradicional y una textura única. 

 .

Si probamos las de bacalao, podemos acompañarlas de un buen Ribeiro, como este Lapola Blanco

.

Elaborado con Godello y Doña Blanca con una edad de 25-80 años. Meticulosa selección y vendimia a mano de las uvas. Fermentación en barricas de roble francés de 600 litros y en foudres (toneles de 1200 l) de roble francés, austriaco y alemán, donde reposaran durante 11 meses con sus lías. Del vino que reposa en los foudres, un 50% reposará en depósitos de hormigón 6 meses No realiza la fermentación maloláctica. Una vez embotellado sin filtrar ni clarificar, permanece en la botella durante 18 meses.

.

Fuente foto: vogue

 

Deja un comentario
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en Política de privacidad