Bienvenido a nuestra tienda online

¿Eres mayor de 18 años?

Mi carrito

0

Blog - Bodega Santa Cecilia

  • El mundo del vino: cifras que llegan directas al corazón

    Según recientes informes en 2018 la producción mundial de vino era de 292 millones de HL, siendo Italia el primer productor, seguido de Francia y liderando España el tercer lugar con 44,4 millones de hl.  Sin embargo y aquí está el primer problema las cifras de consumo no van parejas a esta posición siendo el consumo mundial de 246 millones de hl, siendo el primer consumidor EEUU seguido de Francia, Italia, Alemania y China por este orden y no apareciendo lamentablemente España hasta la octava posición… con un consumo total de 10,5 millones de hl.

    Ante esta contradicción cualquiera puede ver que las cuentas no salen y que España consume solamente el 23,6% de lo que produce mientras que por ejemplo EEUU consume 33 millones de hl aunque solo produzca 23,9 mill/hl.  Siendo así la cosa púes bingo, por fin tenemos un primer puesto!  Somos el primer país exportador con 21,1 mill/hl pero no, no podremos brindar para celebrarlo…. porque en euros el primer país exportador es Francia con 9,3 billones de euros mientras España alcanza aún liderando el primer puesto en litros solo la cifra de 2,9 billones de euros. Y este es nuestro segundo problema la tremenda necesidad que tenemos de exportar y los bajos precios a los que lo hacemos.  Ahí están los países importadores liderados por Alemania, Uk y EEUU que de momento compran el vino que nos sobra aunque desde 2014 nuestras ventas en exportación han descendido un peligroso -8%.

    Y la gran pregunta: ¿cómo vamos este año 2019?

    Pues las existencias en Junio 2019 en grandes bodegas y almacenistas eran en vino un 26% mayor que en el mismo periodo del 2018 y en mayo 2019 el dato de exportación había caído un -4,2% mientras el consumo en el mercado interior en junio 2019 daba por fin la cifra de un timidísimo repunte de +1,5%.  La situación es bastante inestable por tanto y el hecho de que la vendimia de 2019 esté dando datos de bajada en la producción es una buena noticia porque una cosecha de producción elevada habría sido un verdadero problema.  El MAPA hablaba a principios de septiembre de una previsión de 40 millones de hl pero parece no se va a llegar y la 2019 será una cosecha de buena calidad pero entre un 20 y 30% menor en producción de media. Ya se conocen los precios de la uva en La Mancha y en la práctica totalidad de las zonas españolas; y por lo general el precio de la uva ha bajado respecto al año pasado. Y es que la falta de vino por esta baja cosecha se va a ver en parte compensada por el aumento de excedentes que tenemos.  Además en exportación Italia y Argentina están a precios inferiores a los nuestros y esto manda desfavorablemente. Y  también  tenemos el Brexit y sus efectos aún en un interrogante y Uk es el destino del 12% de la producción española así que ojo al Brexit y su posible incidencia sobre nuestras ventas en este país.

    Vamos a ver como pinta la cosecha 2020 porque si nos viniera un otoño e invierno lluviosos y la cosecha del año próximo año se intuyera abundante, la cosa puede complicarse.

    Miremos al cielo este invierno pero sobre todo miremos también hacía la tierra, seamos solidarios con nuestro campo y nuestros viticultores e intentemos ser saludables  bebiendo mas vino porque al fin y al cabo es la bebida mas sana y ecológica que existe junto con el agua. Subamos el consumo nacional porque desde luego margen tenemos! Protejamos nuestras arterías y nuestros campos bebiendo vino del bueno, de ese que producimos por toda España, nuestro vino, ese que es paradójicamente parte de la dieta mediterránea y del que nosotros nos hemos olvidado, para que no nos sobre tanto y no tener que a veces malvenderlo fuera a países que admiran nuestra dieta y nuestra forma de vivir, para que nuestro paisaje siga siendo tan bonito lleno de viñedos.  Mejoremos los que amamos el vino estas cifras porque aunque sean fríos números cuando las reflexionamos nos llegan directas al corazón.

  • Septiembre, sin complejos!!

    Pues sí, ya ha llegado Septiembre mes del regreso y de la vuelta al cole y nos ha pillado con la maleta llena de arena y el corazón rebelde....Al mirarnos al espejo tenemos que reconocer que tenemos el guapo subido a pesar de tener quizá algún kilo de mas. Y es que la felicidad favorece, por eso no debemos caer de repente en la trampa de cortar de cuajo con todo lo que nos gusta. Este septiembre os proponemos todo lo contrario!!! Incorporémonos despacio, sin prisa en deshacernos de la arena de nuestra maleta, ni de nuestros kilos, guardemos sitio en nuestra rutina para escuchar cada día una canción que nos haga bailar y guardemos coraje para tomarnos un par de copas del vinito que mas nos guste en nuestras cenas sin sentirnos culpables. Porque con un par de vinos solo son 250 calorías las que añadiremos y sabemos que con constancia y sentido común se puede adelgazar sin sufrimiento y además porque ya es hora de decir que es definitivamente mas sano ser feliz que vivir en la dictadura del absurdo. Hay que rebelarse a tanto gurú de las dietas que se permiten recién llegados de vacaciones amargarnos la rentré con la innecesaria medida de quitarnos el vino de nuestra vida mientras no se les mueve el flequillo al hacernos entrar en cetosis o al permitirnos magnánimos un whisky con cocacola light el fin de semana. Si claro, mucho mas sano....donde va a parar!

    Antes de que el calentamiento global nos impida seguir siendo un país vinícola disfrutemos con sabía mesura de lo que la tierra nos ofrece y en Septiembre seamos agradecidos y comamos y bebamos uvas, porque llega la cosecha, la vendimia y la fiesta que pone broche a todo un año de trabajo en el campo y ningún aguafiestas tiene derecho a amargarnos este mágico momento.

    Estos son algunos de nuestros vinos favoritos para que los disfrutes sin complejos en este mes

  • Viajar con vino

    Nos vamos de viaje a la playa, a la montaña o a pasar un tiempo fuera de España y justo cuando estamos haciendo la maleta no surge la brillante idea de llevarnos algunas botellas de nuestros vinos favoritos. Porque los echamos de menos, porque no siempre los encontramos en destino y porque fuera de casa los precios son mucho más caros. ¡Decidido! ¡No sin mis vinos! pero… ¿Podré viajar con vino?   Vaya, parece que lo que parecía una gran idea se convierte de repente en una decisión difícil de tomar.  Hemos oído hasta la saciedad que el vino viaja mal y nos da más miedo meter unas botellas de Vega Sicilia en nuestro coche o en un avión que a nuestra propia suegra. Y aunque es muy cierto que hay que tomar ciertas precauciones, también lo es que aplicar el sentido común en este tema es la mejor solución para resolver casi todas nuestras dificultades.

    Vamos a enumerarlas y a despejar nuestras dudas:

    ¡El vino es frágil!- cierto, pues entonces… ¡hay que protegerlo!  En casi todas las tiendas especializadas nos pueden proveer de bolsas especiales para nuestros viajes en avión, o de cajas con separadores protectores preparadas para viajar y evitar roturas. Prueba superada.

    ¡El vino es sensible al calor y a los cambios bruscos de temperatura! Bien, pues llevémoslo con nosotros.  ¡Si tú puedes el puede!  No lo metas en la bodega del avión, ni lo dejes en el maletero a 40 grados al sol… Trátalo con mimo pero con normalidad. Un vez llegados a destino y antes de beberlo lo dejas reposar para que se recupere: un par de días son suficientes para la mayoría de los vinos y puedes dejarlo descansar hasta un par de semanas si es una joya del siglo pasado.

    No parece ya tan difícil, ¿verdad?

    Y si después de leer esto no te animas a llevarlo contigo, puedes encargar esta tarea a un especialista en venta on line que te lo llevará hasta tu destino sin que tú sufras, ni el tampoco.

    Bebe rico, allí donde estés: simplifica y no te prives de nada.

     

     

  • La viña en verano

    La primera pregunta que nos hacemos cuando paseamos en verano por un viñedo y lo vemos cargado de frutos es si la viña es un árbol frutal o una planta.

    La vitis vinífera es una planta pero su nombre procede de la palabra celta gwid o wid: árbol, arbusto. Y no iban descaminados los celtas porque este “árbol mágico” nos da un fruto delicioso, la uva, con cuyo mosto el hombre ha conseguido elaborar uno de los inventos gastronómicos más increíbles de la humanidad: el vino.

    Cuando conducimos por nuestras carreteras tenemos la sensación de que España es un gran viñedo y no vamos desencaminados pues España es el líder mundial en superficie cultivada. Solo Castilla-La mancha acoge el 50% del total español!! A España le sigue China, Francia e Italia en superficie dedicada al cultivo de la vid. Sin embargo si nos referimos a producción el pódium varía siendo el orden Italia, Francia y España.

    La producción vitivinícola está restringida a ciertas latitudes geográficas, por regla general está asociada a zonas que poseen de media de temperaturas entre los 10º y 20º ​ Por regla general el cultivo de la vid se ha asociado a los lugares que poseen ciertas similitudes con el clima mediterráneo. Se puede dar igualmente en climas subtropicales con las técnicas correctas.

    Cada año esta corajuda planta repite en cientos de lugares del planeta el mismo ciclo vital y nos regala sus frutos puntualmente para que nosotros disfrutemos con ellos y hagamos vino. Actualmente hay una vuelta sin retorno a los orígenes y después de mucho y bien andado a nivel de enología sabemos que el buen vino se hace en el viñedo y la importancia del terruño y del cuidado de las viñas es cada día más grande.

    Una cepa puede vivir mas de un siglo, de jóvenes son más vigorosas y dan más frutos pero cuanto más vieja aunque sea menor su producción también será de más calidad y más aromático y concentrado será su fruto.  La cepa cuando es demasiado joven 1-4 años no puede producir vinos de calidad.

    En verano lo mas temido por los viticultores son las lluvias que pueden arruinar una cosecha y miles de rostros miran agradecidos cada día al sol veraniego que es el que ayuda a madurar la uva. Los campos se cuajan de granos morados y dorados cada vez más dulces y menos ácidos hasta que al final del verano, cuando ya nosotros hemos vuelto a casa, están las uvas por fin en su punto óptimo para la recogida.

    Este es el ciclo vital de la viña durante el verano:

    Junio (Hemisferio Norte)
    Diciembre (hemisferio Sur)

    Floración.

    Las flores son blancas y minúsculas. La floración determina ya el volumen de la cosecha y la fecha de comienzo de la vendimia: una floración tardía supone una vendimia tardía

    Julio (Hemisferio Norte)
    Enero (Hemisferio Sur)

    Se "limpia". Si la vid es demasiado generosa, se efectúan la llamada "poda en verde" eliminando una parte de los jóvenes racimos para limitar los rendimientos y conseguir racimos con mayor calidad y concentración.  Esta poda consigue también mayor aireación en los racimos evitando riesgos de podredumbre y mayor paso de la luz del sol garantizando una mejora en la maduración de los frutos.

    Agosto (Hemisferio Norte)
    Febrero (Hemisferio Sur)

    Se efectúa un segundo aclareo y se continúa con los tratamientos fitosanitarios necesarios.

    Septiembre (Hemisferio Norte)
    Marzo (Hemisferio Sur)

    Por fin llega el comienzo de la vendimia!!! Momento de mucho trabajo en el que el campo nos cede ya su fruto maduro para que nosotros hagamos de con el el mejor vino.

  • Cómo conservar el vino

    En tiempos de cambio climático los amantes del vino nos planteamos siempre la misma pregunta: ¿tenemos nuestras botellas bien conservadas?  Es con el calor y con los cambios extremos de temperatura cuando el vino sufre más y por eso es muy importante que conozcamos cuáles son las condiciones óptimas de conservación para no poner en riesgo esas botellas que atesoramos.  No hay nada más triste que abrir una de nuestras preciadas joyas y encontrarnos que se ha estropeado por nuestro descuido. L

    Empezamos por enumerar los “must” que debe cumplir el sitio que elijamos para guardar nuestro vino:

    1.-Un lugar limpio y bien ventilado protegido de la humedad y de olores fuertes, cuidará nuestros corchos y garantizará un buen envejecimiento. La humedad ideal para mantener el corcho y nuestros vinos en buenas condiciones es de 70-80%.

    2.-Un lugar protegido de la luz y de los cambios bruscos de temperatura para evitar evolución y oxidación de nuestros vinos. Una temperatura estable de unos 10º-12ª y sin oscilaciones bruscas entre verano e invierno es lo ideal.

    Si disponemos de un lugar así, podremos crear nuestra propia bodega con botelleros de materiales sin tratamientos: metal, piedra o incluso las propias cajas de madera de los vinos nos pueden servir siempre que estén bien tratadas y no exista humedad para evitar el riesgo de podredumbres. La propia caja tiene además la ventaja de que si nos gusta invertir los grandes vinos se revalorizan cuando son conservados en su caja original.

    Si no disponemos de un lugar así ¡es mejor no intentarlo!

    Y como no nos gusta darnos por vencidos, recuerda que existe la posibilidad de comprar una buena vinoteca para guardarlos. Las vinotecas recrean la temperatura y humedad deseadas y las hay de distintos tamaños por lo que son una solución excelente para mantener nuestros vinos correctamente en apartamentos y casas particulares.

    Y ahora que ya tenemos el sitio adecuado viene la segunda gran decisión: ¿los guardamos de pie o tumbados?  Los jóvenes de pie y los mayores sentados, como en el autobús.

    Aquellos vinos que queramos envejecer es mejor tumbarlos y moverlos lo menos posible.  Mantendremos así el corcho hidratado evitando rezumes y filtraciones de aire y de paso mantendremos los posos alejados del corcho.

    Existen dos excepciones: Los vinos generosos que al estar fortificados pueden erosionar el corcho y los cavas/champagnes que los preferimos conservar de pie para evitar aromas a corcho y mantener el carbónico activo.

    Y después de haber tomado todas estas precauciones una última reflexión: si todo esto es importante también lo es y mucho donde hemos adquirido nuestra botella y como ha llegado hasta nosotros.  Las tiendas físicas u online donde lo adquirimos deben seguir estas mismas pautas de conservación, comprar directamente a los productores y no adquirir vinos de los que no se sabe su procedencia, conservarlos en almacenes y tiendas correctamente climatizadas, en botelleros adecuados y cuidar los servicios de transporte con los que colaboran para garantizar que cuiden del vino. Este trabajo del intermediario es fundamental y a veces ni lo pensamos, ni lo exigimos, ni lo valoramos.

    Una etiqueta puede ser la misma, pero una botella jamás es igual a otra.  Si amas el vino, ¡tenlo en cuenta!

  • Mayo: el mes de Madrid

    Mayo es el mes de Madrid por excelencia. Además de empezar con unos días de fiesta maravillosos, vamos a poder disfrutar de una primavera plena de las de manual, gracias a las lluvias de Abril, esperamos un Mayo “florido y hermoso”.

    Por eso no hay mejor momento que éste para rendirle homenaje a esta tierra y a esta gran y joven Denominación de Origen que es la de vinos de Madrid, que, aunque empezó a gestarse en 1982, no fue efectiva hasta 1990.

    Aquí vamos a hablar de nuestros cinco vinos favoritos de Madrid, cuatro tintos y un blanco, que recomendamos siempre que tenemos oportunidad.

    Tagonius Blanco 2016 Este blanco, con mezcla de variedades Malvar, Moscatel de grano menudo y Suavignon Blanc se macera de una forma muy peculiar, durante 24 horas en frio. Es intenso, complejo y elegante en nariz, siendo en boca suave y refrescante. Un blanco con muchísima personalidad.

    Felix Martínez cepas viejas reserva 2014 Nada que envidiar a un reserva de Rioja, está elaborado principalmente con tempranillo. Es un tinto con la madera muy bien integrada, lo cual lo convierte en un sorbo elegante y equilibrado. Procede de la zona de Villarejo de Salvanés, uno de los primeros pueblos que fue considerado como DO de Madrid.

    Marañones 2015  Puntuado con un 92 en la lista de Robert Parker, Marañones está elaborado con una de las variedades reinas en la DO de Madrid, la Garnacha. Es un tinto muy intenso y atractivo, que se deja tomar con todo tipo de platos. Eso sí, te recomendamos que lo pruebes con unas buenas setas a la plancha, porque te va a encantar.

    Navaherreros 2016  San Martín de Valdeiglesias también fue uno de los primeros pueblos en reconocerse de la DO Madrid, junto con Arganda del Rey. Este Navaherreros, sin ser la mejor demostración de lo que puede hacer la bodega Bernabeleva, sin duda es una buena muestra por la excelente relación calidad precio con la que cuenta.

    Finca herrera espacial syrah 2014 Como demostración de otra uva interesante de la DO, este vino, elaborado al 100% con Syrah. Se trata de un vino potente y con mucho cuerpo, que sorprende por su buena relación calidad precio. Menos de 10€, perfectamente invertidos. Si aún no lo has probado… ¡Anímate!

     

    Y tú, ¿conoces más vinos de Madrid? ¿Cuáles son tus favoritos? Cuéntanoslo en los comentarios.

  • Mineralidad: ¿ haberla hayla…?

    En el mundo de la cata no paramos de escuchar que este o aquel vino es muy mineral.  Ante esta descripción es frecuente que el consumidor se quede frustrado porque no ha entendido a qué nos estamos refiriendo y porque además es incapaz de notarlo en su copa. Y no es de extrañar porque la mineralidad está de moda y tiene un uso marketiniano a veces excesivo pero la realidad es que encontrar mineralidad en un vino no es tan frecuente como escuchamos y además cuando la hay es difícil de detectar en la cata, y esto hay que dejarlo claro.

    ¿Para que un vino sea mineral su suelo ha de ser mineral? Pues no es necesariamente así algunos suelos basta con que sean faltos en nutrientes y en nitrógenos para dar sensaciones minerales, los suelos graníticos con exceso de metales también dan mineralidad, o los suelos biodinámicos y en general las vides sometidas a estrés en viticulturas muy extremas. Hay también zonas que se relacionan más con la mineralidad como el Priorato, la Ribera Sacra, el Bierzo, Alemania, Sudafrica, Rodano o Chablis.  Pero la mayoría de las moléculas de la uva proceden del metabolismo aéreo de la vid y no se absorben por las raíces por lo que el suelo en la mineralidad no es tan protagonista.  De hecho influyen mucho las practicas de elaboración en las bodegas: un ph alto da menor acidez y mayor sensación salina o una fermentación con exceso de fosforo o azufre en variedades como la sauvignon o la riesling puede llevarnos a pensar en mineralidad. Incluso la reducción en botella de algunos riesling o godellos provocan TDN desprendiendo aromas que se suelen relacionar en cata con la mineralidad.

    ¿ Pero que pasa una vez que tenemos realmente la mineralidad en la copa? Pues que describirla no es tarea fácil, la mineralidad aporta viveza y complejidad al vino y si hubiera una forma de definirla en boca sería cierto matiz metálico. En nariz da toques a cerilla, piedra de mechero, pizarra, piedra mojada.  A veces es más fácil entenderlo por descarte y cuando un vino es mineral no es ni frutal, ni goloso, ni excesivamente robusto.  Los vinos minerales son complejos, frescos y un poco monacales.  Austeridad sería su segundo nombre.

  • Un paseo en primavera por los viñedos: ¿te vienes?

    Llega el buen tiempo y con él se inicia un nuevo ciclo para las vides con el que arrancamos una nueva añada: la 2019.

    En marzo, si paseamos por nuestros campos, veremos como la vid empieza a renacer. Se despereza y por la planta corre alegre la savia apareciendo los primeros brotes sobre los  sarmientos: son los pámpanos (brotes nuevos), que crecerán estos meses hasta convertirse en hojas.

    La vid despierta tras su reposo invernal y se efectúa una primera labor en el terreno para enterrar las malas hierbas. La tierra que pisamos aparece esponjosa y removida porque está recién labrada y aireada para favorecer un nuevo crecimiento de las raíces. El suelo se ha abonado y así la vida del suelo se activa y encontramos miles de bichejos a poco que miremos. Por esto es justo ahora muy importante eliminar los insectos nocivos porque es en esta época cuando surgen los primeros peligros para la planta: las conocidas e inoportunas heladas primaverales pero también las temidas plagas!!

    Las plagas mas habituales en primavera son el Pedro y la Becha, la Excoriosis y el Oidio que se pueden tratar con azufre y el Mildiu, que se puede tratar con cobre. Estos tratamientos están aceptados en la viticultura ecológica.

    Pero lo verdaderamente mas importante es tratar las posibles plagas desde la prevención para evitar tener que llegar a usar insecticidas. Este es el fundamento de una viticultura respetuosa. Para ello es fundamental potenciar la nutrición equilibrada de la vid y la biodiversidad en el viñedo.

    Por ejemplo dejando crecer la vegetación en las calles entre las vides o sembrando en las mismas diferentes especies. Es la técnica de las cubiertas vegetales que ayudan al desarrollo de insectos beneficiosos y organismos naturales que combaten las plagas mas habituales de la vid.

    Las cubiertas pueden ser permanentes, o pueden ser eliminadas durante la primavera, para evitar que compitan con las vides por el agua. Si decidimos eliminar la cubierta, esta puede ser enterrada en el terreno de nuevo para potenciar de paso una nutrición del suelo equilibrada.

    Otra técnica habitual son los setos en las lindes o lo que es lo mismo la plantación de arbustos, plantas herbáceas o árboles en las lindes de las parcelas. Esto ofrecerá la aparición de una biodiversidad natural que ayudará también en el control de plagas.

    Se recomiendan especies que florezcan en primavera, ya que el polen de sus flores atraerá especies beneficiosas.

    Como siempre, buscaremos las especies locales, para un mejor desarrollo en el terreno. Es aconsejable introducir corredores verdes para dirigir a estos insectos beneficiosos y ayudarles a llegar hasta sus presas en las vides.

    Disfrutemos pues estos días del campo y visitemos los viñedos con ojos atentos a este renacer de la vid y de todo lo que la rodea. Alegremonos al ver los viñedos rodeados de zarzas, almendros o higueras y celebremos cuando son sobrevolados por pájaros y mariquitas.

    Esperamos esta primavera 2019 sea benévola con nuestros viñedos y que la naturaleza nos regale este año una buena base para este inicio de cosecha.

  • ¿TE APUNTAS A VER LA VIDA EN ROSA?

    Llega la hora del aperitivo y entras con unos amigos en un bar, ¿pedirías un rosado? Quizá todavía te resistas a hacerlo, pero por poco tiempo.

    Pedir un rosado es algo “cool” en Francia, en Reino Unido y en Estados Unidos. Y basta echar un vistazo a las cifras para descubrir que ciertamente el consumo de estos vinos ha aumentado considerablemente en todo el mundo en los últimos años. Esta moda ha llegado también a España, así que, ¿por qué no apuntarnos?

    Podríamos decir que el rosado ha pasado de ser el patito feo de los vinos, pensado principalmente para jóvenes y mujeres por su toque afrutado, a uno de los más glamourosos de las bodegas. Este cambio se debe al salto de calidad que ha dado en los últimos tiempos. Y es que el vino rosado ha dejado de ser aquel clarete que se obtenía de mezclar uvas blancas y tintas y al que se daba un dulzor innecesario. Hoy el vino rosado puede ser sencillo y frutal, pero también puede ser un vino complejo que incluye variedades muy interesantes, y a veces envejecimiento en botella, en madera o en depósito. Por eso no es de extrañar que la gama de precios sea también muy extensa y podamos encontrar vinos rosados desde 2 euros, como un lambrusco, hasta autenticas joyas internacionales como un champagne Louis Roederer cristal rosé por mas de 500 euros.

    La gama de tonalidades también es amplia. Desde el rosado pálido que es el que ahora mismo está mas de moda hasta el frambuesa, pasando por el salmón, todo depende del tipo de uvas utilizadas y de las técnicas de elaboración empleadas.

    Conviene servirlo entre 7 y 8 grados, aunque si es un espumoso la temperatura aún puede bajar 2 o 3 grados más.

    Si seguimos las recomendaciones de los sommelieres, los vinos rosados combinan de forma excelente con entrantes, platos mediterráneos ligeros, arroces, pasta, aves, langosta y con la cocina asiática (especialmente la india y tailandesa). Pero, ¿por qué no con salmón ahumado, pimiento rojo y ventresca, queso y fresa, lomo ibérico o tartaleta de crema con arándanos?

    Si bien se consume más en verano, hay que decir que son vinos adecuados para cualquier época del año y que mes mas adecuado que febrero, mes de San Valentín y del amor.

    ¿Te apuntas a ver la vida en rosa?

  • Los 5 mejores vinos para 2019 y nuestros más vendidos

    Ya han salido todas las guías al mercado y conocemos los vinos mejor valorados por la crítica para este 2019 . Hemos querido hacer un repaso a los cinco vinos mejor puntuados, para darte una idea de los caprichos que puedes y debes concederte en este nuevo año. Hemos seleccionado aquellos en los que nuestras dos guías mas famosas y prestigiosas coinciden (tanto Peñín como la Guía de vinos Gourmets).

    ¡Comenzamos!

    Amontillado Napoleón A través del tradicional sistema de criaderas y soleras, se produce la crianza biológica de este vino. Se conserva bajo el velo de flor, en botas de roble americano, hasta conseguir una manzanilla pasada de excelente calidad, que es la que rocía la escala del amontillado.

    Artadi El Carretil 2016 Desde 2009 Artadi ha elaborado sus vinos siguiendo un proyecto de viticultura ecológica. Tanto Peñín, como la Guía Gourmets, califican este vino con las mejores puntuaciones, insistiendo en que se trata de su mejor añada.

    Clos Mogador 2016 Se le concede la prestigiosa calificación de Vino de Finca a este tinto elaborado por René Barbier. Desde hace tiempo la DOQ Priorat está dando que hablar y por lo que parece, lo seguirá haciendo muchos años más.

    El Nido 2015 Jumilla es una DO que sigue sorprendiendo cada año con las alegrías que nos da. Este Nido, es un excelente tinto mezcla de Cabernet Sauvignon y Monastrell, con toda la personalidad de la zona y el equilibrio de dos años en barrica.

    Alabaster 2015 La elaboración tradicional y en gran parte, manual de este vino, le otorga ése toque especial que no podría tener de otra manera. Con el especial cariño que tenemos por los muchos y magníficos vinos de Toro, hemos de decir que este Alabaster es uno de los que mejor representa el terruño.

    Pero mas allá de las guías nos preguntamos ¿qué vinos han triunfado éste 2018 entre los consumidores? Como distribuidores desde Bodega Santa Cecilia, podemos compartir contigo este otro enfoque, que puede ayudarte a decidir siempre que quieras quedar bien. Sabemos cuáles son los mejor puntuados, pero ¿son realmente los que más compramos? No siempre tiene por qué coincidir. Los vinos que más hemos vendido en Bodega Santa Cecilia este 2018, hablan de nuestros clientes, de vosotros y de vuestros gustos, mas allá de las puntuaciones. Y la conclusión es clara: hay una búsqueda por vinos con una buena relación calidad precio, lo cual no quiere decir baratosy estos son vuestros favoritos:

    Juan Gil Etiqueta plata 2015 Está claro que en Jumilla hay vinos que se llevan muy buenas puntuaciones y han prestigiado la zona, y los hermanos pequeños no se quedan atrás y se benefician de ello. Este Juan Gil es digno representante de la DO y uno de los líderes en ventas de 2018, por algo será.

    Alion 2014 Se puede decir que este es un ejemplo perfecto de vino con muy buena puntuación y uno de los más vendidos del pasado año. Alion tiene una relación calidad precio inmejorable y está claro que para nuestros clientes es de los que realmente merecen la pena. Si aún no lo has probado, ¡lánzate!

    José Pariente Verdejo 2017 Lo sabemos, también os gusta el blanco. Dentro de nuestro catálogo, ésta es la joya de la corona en ventas. Será porque combina con todo, cuesta menos de 10€ y es uno de ésos vinos que puedes llevar a cualquier sitio sin que nadie te ponga la cara colorada. No es un "rueda" más y demuestra que las marcas están por encima de los genéricos de las DO y que claramente preferís gastar un poquito más y llevaros algo bueno a casa.

    Pago de Carraovejas 2016  Durante 2018, hemos vendido las dos añadas de Pago de Carraovejas, la de 2015 y la actual de 2016 y siempre se nos agota... Además, hemos podido visitar el pasado septiembre la bodega y disfrutado de ver el trabajo bien hecho de primera mano con los clientes de nuestro club. Este crianza no es ni de los mas baratos ni de los más caros pero sí es claramente de los más vendidos. De nuevo nuestros socios nos dais una lección de buen gusto.

    Azpilicueta 2015 Uno de los insuperables líderes en ventas. Un vino honesto con su zona, rico y triunfador. El típico tinto que recomendamos para combinar con todo, con un precio inmejorable y una estupenda calidad.

    ¿Dinos tu, cuál ha sido tu favorito de 2018? Te esperamos en los comentarios :)

1 productos de 10

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. ...
  7. 32
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en Política de privacidad